español / english

Orígenes de dichos y refranes gastronómicos.

09 April de 2014

¿Quién no conoce algún dicho o refrán que tenga un componente culinario o gastronómico? Hoy vamos a repasar algunas de las expresiones más utilizadas en nuestro día a día, y que tienen alguna relación con la comida. Seguro que os sorprenderéis con el origen de alguna de ellas. Hagamos el repaso.

 

“A cada cerdo le llega su San Martín”

Una frase que se suele usar para indicar que si alguien ha hecho algo malo, al final acabará pagándolo. Gastronómicamente hablando, su origen se remonta a que el día 11 de noviembre, San Martín, en honor de Martin de Tours, era una fecha típica para la matanza del cerdo en muchos pueblos. Curiosamente, en Francia tienen casi el mismo refrán, por el mismo motivo, “à chaque porc vient la Saint Martin”.

 

No todo el monte es orégano

Una expresión muy mediterránea, y que se utiliza para indicar que porque hayas tenido suerte en algún momento, no siempre será así. También para indicar que no siempre las cosas son tan fáciles. Su equivalente no culinario sería “No es oro todo lo que reluce”. Pero, ¿es tan valioso el orégano como el oro? Claramente no, pero en la antigüedad sí que se le atribuían numerosas cualidades medicinales, y de ahí su noción de valor, que pasó al dicho. Por cierto, la etimología de la palabra es griega y significa “planta que alegra el monte“.

 

A falta de pan buenas son tortas

Viene a significar que nos conformemos con lo que tenemos o con lo que nos han dado, a falta de algo mejor. Su origen podría tener que ver con una forma de hacer pan en forma de torta, que era menos sabrosa, pero más duradera que el pan tradicional. También se dice que la reina María Antonieta de Francia, comentó ante las quejas de su pueblo por hambre, que por qué no comían tortas en vez de pan. Parece, que la historia y el pueblo francés, la hicieron pagar esa insensibilidad con el tiempo… 

 

Dar Calabazas

Lo peor que te puede ocurrir cuando te gusta alguien y le propones una cita. Significa que te han rechazado en una proposición amorosa, y su origen es variado. Podría remontarse a la antigua Grecia, donde se pensaba que la calabaza era “anti-afrodisíaca“. Si te daban calabaza, adiós a tu líbido. De ahí, ya en la edad media, se asociaban las pepitas de calabaza a las cuentas de los rosarios. Así que pensar en calabazas, era tratar de evitar el “pecado“. Por último, parece que en Cataluña, si al ir la pedir la mano de una futura esposa, te ponían de comer calabaza, en fin, mejor que te olvidaras del asunto.

 

¡Vete a freír espárragos!

Una versión, poco usada ya, de ¡déjame en paz! o de la más habitual ¡vete a… y lo que queráis después! Básicamente se refiere al hecho de enviar a la persona que nos está molestando a hacer algo inútil o tedioso para que nos deje en paz. Supongo que hace años, freír espárragos era bastante más tedioso que ahora, que los compramos ya limpios y casi listos para usar. La realidad es que unos espárragos verdes a la plancha están buenísimos y tampoco se tarda tanto, ¿no?

 

Estar a la sopa boba

Hoy en día viene a significar que vives sin hacer nada o expensas de los demás. Su origen viene de las sopas que se hacían con restos de comida en tabarnas, conventos, etc… y que se dispensaban a los pobres. También se ofrecía a los sopistas, que eran cantantes que ofrecían su arte a cambio de la sopa boba. 

Por supuesto, la lista es mucho más extensa. Os animo a que dejéis vuestras frases y si podéis su origen en los comentarios. 

 

Fuente: www.directoalpaladar.com

Compartir en facebook
Dejar este campo en blanco (anti spam):

Añade tu comentario

Los comentarios serán publicados una vez hayan sido aprobados por el administrador.