español / english

El origen del Jamón Ibérico de bellota

14 August de 2013

El Cerdo Ibérico es patrimonio autóctono Español, será de raza porcina Ibérica pura o de madre Ibérica y padre procedente del cruce de madre Ibérica y padre Durocjersey. Las dehesas que existen en la península Ibérica, son el marco en el que el Cerdo Ibérico se alimentará hasta el final de sus días. Actualmente en España existen un total de 2.889.000 hectáreas de encinares aprovechables, lo que representa más de la mitad de del área mundial, distribuidos básicamente en tres comunidades autónomas: Extremadura, Andalucía y Castilla-León.

 

Estos bosques están formados por varias especies: la encina, el roble, el alcornoque, el quejigo y algunas otras como el fresno, cuyo fruto es la bellota, distinta en cada especie, también crecen multitud de herbáceas, la mayoría gramínea y leguminosa, que también forman parte de la dieta del cerdo.

 

La bellota es el alimento básico e imprescindible en la alimentación del cerdo ibérico, una encina produce de 20 a 25 kilos de bellotas, y hay unas 50 encinas por hectárea. El consumo de un cerdo varía en función de su peso, consumen entre 6 a 10 kilos por animal al día, además de unos 3 kilos de hierba diaria, con una reposición (engorde) entre 800 gramos a 1 kilo al día durante los 90 días que dura la montanera, que comprende desde Noviembre a Febrero.

 

Las distintas calidades en que se presenta el jamón de cerdo ibérico son:

 

BELLOTA. Los animales destinados a esta calidad llegan al periodo de la montanera habiendo recibido una alimentación de subsistencia y, por tanto, con un peso muy bajo. Durante la montanera se alimentan con bellota y hierbas, y su reposición será como mínimo de 46 kg. durante ese periodo, que será como mínimo de 60 días. La edad mínima de sacrificio será de 14 meses.

 

RECEBO. Estos animales son engordados en montanera y terminada su reposición con aportación de piensos naturales (cereales y leguminosas), la reposición será de 29 kilos con una estancia mínima de 60 días. La edad mínima de sacrificio será de 14 meses.

 

CEBO DE CAMPO. Su alimentación se basa en piensos constituidos fundamentalmente por cereales y leguminosas y completan su alimentación con una estancia mínima en al campo de 60 días, se alimentan igualmente con pienso. La edad mínima de sacrificio es de 12 meses.

 

CEBO. Su alimentación hasta alcanzar el peso de sacrificio se basa en piensos constituidos fundamentalmente por cereales y leguminosas, con una edad mínima de sacrificio de 10 meses y un peso mínimo de canal de 117 kilos de media. El cerdo ibérico es único en el mundo porque en sus músculos y bajo la piel se producen infiltraciones de grasa insaturada, y su alimentación es básicamente de bellotas de encinas y de alcornoques, y hierba.

 

En Frutos ofrecemos jamón ibérico de bellota de la mejor calidad, seleccionados de los mejores jamones del mundo.

 

Sus características son perfectas para ofrecer un placer a nuestro paladar: De hueso muy fino, largos y bien perfilados, con el recorte justo de grasa color oro y de consistencia muy suave. Al corte presenta un atractivo color rojo cereza, buena infiltración y veteado, mínimas pintas blancas y un brillo (tanto en el magro como en la grasa) característico de su gran calidad. Su sabor resulta agradable, dulce y suave.

 

También hay que apuntar que un jamón bien cortado y servido mejora mucho la degustación de este manjar.

 

Compartir en facebook
Dejar este campo en blanco (anti spam):

Añade tu comentario

Los comentarios serán publicados una vez hayan sido aprobados por el administrador.